GrabaciónLESSONwareProductividad

Efectos de Guitarra

Tipos de efectos, ¿Qué son?

♦│GUITARRAS│Efectos│Dentro del mundo de la guitarra nos encontramos con algo interesante, los efectos. Digo que son interesantes porque por lo general pensamos en un efecto de guitarra como algo exclusivo para la guitarra, pero realmente no es así, podemos utilizar estos efectos (algunos de ellos) con otros instrumentos como el bajo, o los teclados.

En este pequeño artículo vamos a ver los principales efectos de guitarra, no vamos a poder verlos todos porque podríamos hacer una autentica enciclopedia, pero para saber bien distinguir que efecto es cada uno este artículo te será muy útil.

En primer lugar, tenemos que distinguir los efectos de dos formas, analógicos y digitales. No vamos a entrar en el eterno debate sobre que es mejor, pero si es necesario que sepáis que existen de ambos tipos.

A partir de ahí, podemos distribuirlos en las siguientes familias: Ganancias, Modulaciones y Ecos.

Ganancias:

Dentro de esta gran familia, nos encontramos algunos de los efectos más utilizados de todos, como puede ser la distorsión, o el overdrive, pero no únicamente esos, también tenemos los compresores, boost, ecualizadores o fuzz.

Boost:
Este efecto básicamente lo que nos permite es que al activarlo tenemos un empujón de volumen sobre nuestro sonido, son muy utilizados para dar más ganancia y volumen a un amplificador al momento del solo. De este mismo efecto existen variaciones como el treble booster que no deja de ser un boost pero con realce de agudos, por ejemplo Brian May de la mítica banda Queen es un clásico usuario de este tipo de efectos.

Compresor:
Como su propio nombre indica, es un compresor, pero pensado para guitarra y por lo general en formato pedal. Son muy utilizados en el funk y el jazz, muchos de estos compresores también son excelentes sobre el bajo. Donde de ninguna manera recomendamos su utilización es sobre una saturación de mucha ganancia, ya que conseguiremos un sonido carente de toda dinámica.

 

Overdrive:
El overdrive es el “santo grial” de los efectos de guitarra, se utiliza en prácticamente todos los estilos que os podáis imaginar. Podemos encontrar overdrive desde estilos como el Jazz hasta el metal más extremo. Esta obsesión que tienen algunos guitarristas con el overdrive (este modesto escritor incluido) es por su absoluta versatilidad de uso, desde ponerlo directo a la entrada del amplificador, y utilizarlo como coloración y ligerisima saturación para el sonido en limpio, o distorsionar más el sonido e irnos al blues, rock o funk, o crear un boost extremo subiendo su volumen al máximo, dejando su ganancia al mínimo, y jugar con el control de tono sobre una gran distorsión en nuestro amplificador, es uno de esos pedales que nunca va a faltar en la pedalboard de todo guitarrista.

Distorsión:
Sin duda también uno de los efectos más utilizados. Los pedales de distorsión generalmente se basan en el sonido producido por la distorsión de un amplificador, generalmente un amplificador valvular. Tenemos que decir que el mercado de las distorsiones está ya muy saturado y existen tantos modelos que es dificil decidirse por un único modelo, al final siempre queremos tener varios, ya seamos guitarristas, técnicos, ingenieros… rara vez falta un pedal de distorsión en el escenario o en el estudio. Con estos pedales podemos irnos desde lo más clásico del blues o del rock, hasta lo más extremo del heavy metal. Para cada función que deseemos realizar hay una distorsión.

Modulaciones:

Dentro de las modulaciones nos encontramos con algunos efectos representativos como el chorus, el flanger, el phaser o el whawha.

Chorus:
Como su nombre indica, este efecto busca imitar un coro de lo que se esté tocando, básicamente lo que hace es una modulación en el tiempo de la señal, provocando un efecto muy cálido. Este efecto se ve muy utilizado en jazz, funk… pero no únicamente para estilos limpios, en el heavy metal se puede apreciar muchisimo este efecto en las producciones de los 80, o en las guitarras de Zakk Wylde, es un efecto muy utilizado para “engordar” el sonido de la guitarra.

Flanger:
Este efecto es uno de esos grandes olvidados, aunque por supuesto se utiliza, su mercado está bastante reducido, es uno de los menos populares, aunque grandes guitarristas como Van Halen son característicos por usar un efecto como este. En este caso esta modulación lo que hace es mantener por un lado nuestra señal perfectamente limpia, mientras que por otro lado, tiene una copia de esa misma señal, a la cual le aplica un barrido de ecualización de tipo “peine” y le aplica un retraso de unos 5ms, esto hace que se provoquen efectos que nos recuerdan a la turbina de un avión, sin duda un efecto muy interante y digno de ser usado con extremo cuidado.

Phaser:
Otro de los grandes olvidados, el efecto de phaser de nuevo fue muy famoso en los 80, y de nuevo Van Halen fue uno de los guitarristas más característicos a la hora de utilizar este efecto, el cual suele combinar con el flanger creando auténticas atmósferas sonoras. Como su propio nombre indica, lo que hace este efecto es manipular la fase del sonido sobre una señal limpia, es decir, va a ir manipulando la fase y cambiándola girando esta en 360 grados según la velocidad a la que lo configuremos, es una auténtica locura de efecto.

 

Wha wha:
Probablemente uno de los efectos más famosos de la historia, este es otro de esos que rara vez faltan en la pedalera del guitarrista, en el funk por ejemplo es terriblemente presente, su nombre viene de la onomatopeya que crea, que evidentemente suena a gua gua”, es sin duda un efecto divertidisimo con el que no solo podemos dar un carácter distinto a nuestros fraseos, sino que le daremos una presencia especial a nuestros solos. Está basado en un sencillo filtro al cual le podemos ir cambiando la frecuencia, provocando con esto una modulación más que interesante del sonido de nuestro instrumento.

Ecos:

Dentro de los ecos nos encontramos con dos grandes grupos, como son el delay y la reverb. Ambos efectos se basan en lo mismo, el retraso de la señal, pero veremos que con distintos fines.

Delay:
El delay, elay, lay, ay, y… disculpad, tenía que hacer el chiste, el mercado de los delays es algo que está algo atrasado, nos encontramos muchos modelos pero muchos son básicamente lo mismo, creemos que podría existir algo más de innovación dentro de este efecto. Este efecto se basa en retrasar una señal y crear un eco similar a lo que nos podemos encontrar cuando entre montañas gritamos ¡ECO! y la reverberación natural nos responde con copias de nuestra voz retrasadas y disminuyendo y degradando. Básicamente esto es un delay. Se utiliza a todas horas, desde delays muy cortos para engordar el sonido tanto limpio como saturado, como mi uso favorito, en los solos de guitarra. Te da eso que hace que prácticamente cualquier cosa que toques quede terriblemente épica. Ahora imaginad tocar la melodía de El Señor De Los Anillos con la guitarra sobre un amplificador saturado y un delay largo y denso, es tremendamente épico. Además este efecto nos da mucha versatilidad a la hora de combinarlo con otros efectos, como el wha wha, realmente da mucho juego.

Reverb:
La reverberación, nuestra amiga, es un efecto que en la mayoría de estilos no se utiliza como normal, pero si se utiliza para intentar crear un espacio, dar sensación de mayor amplitud. Este es un efecto super versátil, ya que realmente lo puedes utilizar con prácticamente cualquier instrumento (cuidado con los graves) y crear una atmósfera sonora con el. Existen multitud de modelos en el mercado con un tipos distintos de reverberación emulando distintos escenarios.

Estos son solo algunos de los efectos más conocidos y utilizados, no hemos querido profundizar más en este artículo para que no se hiciese eterno, pero podríamos hablar de cada uno de los efectos largo y tendido. En este artículo no se han incluido algunos efectos o filtros como las noise gate, o los autowhawhas, o diversos experimentos sonoros que podemos encontrar en el mercado, únicamente para no abrumar a los más neófitos a la hora de elegir el efecto que quieren.

Diego Di Romain


El presente artículo ha pasado las verificaciones del Consejo Académico de Audiomidilab, y por lo tanto se encuentra certificado por los especialistas del área. Eso quiere decir que es formalmente correcto y resulta ser una fuente de información confiable. Todo artículo que escribe un autor o submite un corresponsal o colaborador, es pasado por este riguroso sistema de certificación. 

© 2017. Derechos Reservados audiomidilab.com
© 2017. Audiomidilab.com. Todos los derechos reservados. El editor puede haber incluido contenidos audiovisuales en enlaces externos que corresponden a terceros. Invocando el derecho a cita con fines educativos. y Citando las fuentes. El Autor es responsable de lo que escribe. Audiomidilab acepta de buena fé que el material suministrado por los autores cumple con las normas legales requeridas.   Permisos otorgados: Se puede compartir el enlace al artículo. Para "transcribir" o "traducir" (total o parcialmente) debe constar en el título del post: Claramente LA CITA DE LA FUENTE, y el ENLACE al artículo Original en audiomidilab.com. Si estos requisitos no se respetan, el artículo se considerará "plagiado" con mala fe.

¿Qué te pareció este artículo?
Etiquetas
Mostrar más

Diego di Romein

Guitarrista, vocalista y productor, especializado en la producción de metal extremo y la producción en home studio. Fanático de freeware. Trabaja como productor de bandas nacionales y como técnico de mesa en distintos eventos. Youtuber siempre promoviendo el uso del software libre.

Artículos relacionados