HUMANwareReportaje

¿Cómo fue la experiencia de grabar con Prince?

Anécdotas sobre cómo trabajaba el músico estrella...

| HUMANware | REPORTAJE | En este espectacular reportaje de nuestra página amiga Reverb.com, el mercado en línea para los músicos, podrás leer testimonios de gente que trabajó en Paisley Park. Aquí podemos observar la dedicación, el esfuerzo, la eficiencia y la ética de trabajo de uno de los más grandes artistas de nuestra era, Prince. Esperamos este artículo te inspire a trabajar más fuerte en tu música y si por esas casualidades no conoces a Prince aún (¿Dónde estuviste todo este tiempo?), esto sea el disparador para que te adentres en su obra, ¡Que disfrutes de la lectura!

Los estudios Paisley Park

“Los estudios Paisley Park, el búnker de proporciones industriales donde Prince grabó 30 de sus propios álbumes y los de muchos otros artistas, es un complejo de 65,000 pies cuadrados y USD 10 millones que aloja salas de grabación, sets de filmación insonorizados, salones de baile y más. Por su escasez ventanas y la cerca alambrada que rodea su perímetro se lo ha descrito, alternativamente, como un museo y una cárcel.

Según sus allegados, Prince era muy reservado y controlador. Era amo y señor de su imperio comercial, y la cantidad de personas que podían presenciar su proceso creativo y de grabación era muy reducida.

Así que, ¿cómo era la experiencia de grabar con Prince?

Reverb habló con Chuck Zwicky y Scott LeGere, ingenieros de grabación de los estudios Paisley Park, y con Matthew “Doctor” Fink, tecladista de álbumes como Dirty MindControversyPurple RainAround the World in a DayParade, Sign o’ the TimesThe Black AlbumLovesexy, para enterarnos de cómo era la experiencia de crear música con Prince: el hombre, el mito y la leyenda.

Chuck Zwicky, ingeniero de Paisley Park de 1987 a 1989

Lo que no era evidente para muchos es la seriedad con la que Prince se tomó su carrera desde el comienzo.

“Si el público supiera la cantidad de esfuerzo y dedicación que se requerían para ser Prince, saldrían todos corriendo a buscarse trabajos de oficina”, dice Chuck Zwicky, quien trabajó como ingeniero de sonido de Paisley Park entre 1987 y 1989. “Prince no tenía ninguna fórmula mágica: solo se esforzaba 10 veces más que cualquier otra persona que haya conocido en mi vida”.

Por otra parte, el músico rápidamente se convirtió en un experto en la utilización del estudio. Zwicky trabaja en la industria de la grabación de sonido desde hace décadas y dice que el enfoque de Prince para grabar las pistas de voz era único.

“Siempre tenía un micrófono en una jirafa sobre la consola para grabar las voces. Tomaba el micrófono, con la consola y el control remoto de la máquina de cinta frente a él, y grababa todas las voces sentado en el asiento del ingeniero. A todas las pistas vocales que hayas escuchado en cualquier álbum de Prince, las grabó desde su puesto en la consola. Era parte de su proceso de trabajo. Toda esa gama dinámica y esa concentración… ¿Cuántos vocalistas se la pasan yendo y viniendo del estudio a la sala de control para hacer algún ajuste? Es una inmensa fuente de distracción para el artista. Prince me decía: “Voy a grabar las voces. Te puedes ir”. En media hora me volvía a llamar y ya había terminado de grabar las voces y tenía todas las estrofas listas.Era muy, muy eficiente. Si tenías el micrófono de la parte vocal distribuido en muchas pistas, él podía ir directamente a cualquier pista en cualquier momento, a tal o cual frase vocal, lo tenía todo grabado en la mente”.

Prince también fue capaz de conseguir algo que muy pocos artistas han podido lograr: control creativo. “Nunca se cuestionaba a sí mismo. Cuando tenía una idea, se embarcaba. Tenía la autonomía suficiente para llevar a cabo sus planes. Es algo que no se ve a menudo. En casi todos los demás álbumes en los que trabajé desde entonces siempre hubo un comité de personas queriendo dar su opinión sobre cómo debían hacerse las cosas. Como artista, él no tuvo que lidiar con eso”.

Que Prince fue un artista prolífico es parte de su mitología, así como el hecho de que sus depósitos rebalsan de grabaciones, pero además de contribuir a imagen, su inmensa productividad también cumplía otros propósitos.

“Para cuando terminaba un álbum y lo lanzaba al mercado, ya tenía suficiente material grabado para tres o cuatro discos más”, dice Zwicky. “Esto lo resguardaba de las críticas, porque siempre les llevaba tres pasos de ventaja. Permanentemente generaba nuevas ideas y las concretaba, pero a veces también las descartaba”.

Prince and The Revolution

Scott LeGere, gerente de tráfico de los estudios Paisley Park en 2005 y 2006

“Yo era el último eslabón de la cadena en los estudios Paisley”, dice Scott LeGere, actualmente jefe de departamento de la especialización en Gerencia musical del McNally Smith College of Music ubicado en la ciudad de St. Paul, en el estado de Minnesota. “Él mismo hacía la mitad de los discos”.

Lo que LeGere más recuerda es observar el talento infinito de Prince en el estudio. “Tomaba las baquetas y le marcaba el ritmo al baterista; luego tomaba el bajo y le enseñaba al bajista cómo debían ser el fraseo y el groove, y en menos de 30 minutos tenía armada la canción. Luego ingresaba al estudio B y dirigía la sección de vientos, y más tarde atendía un llamado telefónico relacionado con alguna gira. Era impresionante escucharlo hablar de igual a igual con músicos de primera clase sobre minucias de teoría musical y sobre la música en general”.

Durante los últimos 15 o 20 años, los estudios Paisley Park básicamente tuvieron un único cliente, dice LeGere.

“O sea que el tipo tenía todo conectado a su SSL exactamente como le gustaba. Todos sus aparatos favoritos estaban conectados en las cajas específicas que él quería; tenía tres pedaleras debajo de la SSL y su LinnDrum de cabecera pegado al teclado Pro Tools clásico. Podía girar la silla, empezar a tocar un groove simple en el LinnDrum, conectar la guitarra en directo, tomar el SM57 con un brazo, inclinarse sobre la consola, conectar todo y despacharse con una interpretación vocal inspiradora y emotiva, y a la pista la grababa él solo”.

Prince estaba estrechamente familiarizado con todos los equipos y manejaba con destreza las técnicas de grabación.

“Contrataba a los mejores ingenieros para que crearan…”(ver más)

Te invitamos a continuar leyendo más acerca de Prince en  Reverb.com, el mercado en línea para los músicos►►►

Fuente
Reverb.com - Publicado con permiso del editor
Etiquetas
Mostrar más

audiomidilab.com

El equipo de contenidos de AUDIOMIDILAB, se encarga de PRODUCIR INFORMACIÓN ORIGINAL, CERTIFICADA ACADÉMICAMENTE. En algunos caso, a través de numerosas páginas amigas se encarga de difundir y traducir contenidos importantes para nuestra comunidad (Siempre respetando el derecho de (c) y las licencias previstas por la ley 11.723 del Derecho de Autor)

Artículos relacionados

Deja un comentario

También te puede interesar

Cerrar
Cerrar
Cerrar